Sección de entrevistas para concoer a las jugadoras del equipo Madrid Chamberí.

Desde el vestuario…con Vane Rubio

Dentro del vestuario de cualquier equipo se esconden numerosas historias y el vestuario del Madrid Chamberí no va a ser menos. Hoy arrancamos sección en la web para conocer a todas y cada una de las integrantes del vestuario de Superliga y qué mejor forma de hacerlo que a través de las entrevistas que Laura Calvo, periodista, colocadora y segunda capitana, le va a hacer a sus compañeras.

Comenzamos con Vane Rubio, capitana del primer equipo y una de las fundadoras del club, que nos va a contar su experiencia desde que arrancara la nueva aventura del Club Voleibol Madrid.

Vane lleva más de 20 años disfrutando de este maravilloso deporte. Los dibujos de Juana y Sergio fueron su inspiración para empezar a jugar al voleibol en su colegio hasta que en cadete se federó. Las pistas de Madrid y de gran parte de España le han visto crecer y podrán disfrutar mucho tiempo más de ella, porque si algo tiene claro nuestra capitana es que el voleibol engancha y que no quiere desvincularse nunca.

Nuestra central también formó parte de la fundación del Club Voleibol Madrid, algo de los que no suele hablar, pero que a nosotros sí nos lo ha contado. “No suelo hablar de esto, no porque no me sienta orgullosa, que lo estoy y mucho, sino porque asumir tantos roles es complicado de gestionar”, reconoce. Además nos cuenta cómo nació el club: ”La idea surgió de tres locos frikis por el voleibol que sentíamos que a este deporte en Madrid le faltaba algo. Había ganas de hacer algo diferente y nos dijimos que por qué no. Y así con un Hemos venido a jugar nos tiramos a la piscina. En ese momento ninguno de los tres éramos conscientes de todo lo que iba a venir después. Ni en nuestros mejores sueños”.

Vane rubio, en el centro con sus compañeras, saluda a la afición en el Estadio Vallehermoso en el debut en Superliga.

Con el 11 a la espalda y el esparadrapo bajo el dorsal delantero, Vane capitanea la nave del Superliga, algo de lo que se siente muy orgullosa. “Ser capitana es un orgullo y a la vez una responsabilidad. Hay que gestionar un vestuario con muchas jugadoras, cada una con su manera de ver el deporte. Afortunadamente comparto este rol contigo, y eso lo hace más fácil. Éste es un equipo con un liderazgo compartido donde todas nos respetamos y nos apoyamos. Gestionar un equipo no es algo que se haga solo, implica mucho trabajo, tanto visible como no visible y quizás el no visible es el más importante”, asegura Vane.

La capitana lleva vistiendo los colores del Madrid Chamberí desde el primer año. Y en tan solo tres temporadas ya ha visto cómo el equipo ha debutado en Superliga. “Me siento muy orgullosa de todo lo conseguido, con muchas de vosotras estoy desde el inicio de esta aventura y me gusta mirar atrás y ver todo lo que hemos avanzado juntas. El primer año todos os lanzasteis a la piscina, sin miedo, a ver qué salía…y tres años después estamos en Superliga, jugando en la máxima división del voleibol nacional”, cuenta con orgullo y felicidad.

El primer año fue especial, todo arrancaba desde cero, el equipo estaba lleno de buenas jugadoras y buenas personas por lo que no costó mucho convertirnos de grupo a equipo. Disfrutábamos todos con esta nueva experiencia y eso se notaba, empezamos a conectar con el público, a hacer afición…lo recuerdo siempre con una sonrisa”. De esta forma nos resume la primera temporada, pero la campaña siguiente el equipo seguiría creciendo: El segundo tuvimos varios cambios, de entrenador, de alguna jugadora, pero el espíritu seguía siendo el mismo. Ese año conseguimos clasificarnos para la Copa Princesa y entrar en los playoff….y solo era el segundo año.

Una lesión de rodilla le obligó a operarse y a vivir el tercer año desde fuera de la pista, pero siempre ejerciendo su labor de capitana. “El tercero lo pasé de manera diferente, ayudando al equipo desde el banquillo mientras me recuperaba de la lesión. Deportivamente ganamos la Copa Princesa y volvimos a meternos en los playoff. Tiene mucho mérito conseguir todo esto en tan solo tres años”, asegura.

Ahora, totalmente recuperada, vuelve a disfrutar del voleibol desde dentro del campo: “Mi rodilla está muy bien, estoy muy contenta con todo el proceso, desde el médico que me operó hasta los que se han ocupado de mi recuperación física, creo que no he podido estar mejor acompañada. Ha sido un trabajo duro, pero mi objetivo era volver a entrenar sin dolor y disfrutar del deporte que más me gusta, y lo hago”.

Como jugadora experimentada, Vane no duda en aconsejar a sus compañeras en cómo afrontar el desafío de participar en la máxima categoría del voleibol español.Mi consejo es claro, que aprovechen esta oportunidad, que aprendan todo lo que puedan y que no dejen de disfrutar lo que están viviendo. Jugar en Superliga implica enfrentarte con muy buenas jugadoras que te hacen superarte y eso les hará crecer. Además, relata cómo está el grupo ante esta nueva experiencia: “El equipo lo afronta con ilusión, no hay muchas jugadoras que hayan jugado antes en Superliga, y esa inexperiencia puede generar un poco de incertidumbre, pero no tienen miedo, y eso es bueno. Personalmente intentaré aportar mi granito de arena para que mi equipo crezca”.

Rita Maestre, Vane Rubio y Celia Mayer posan con las camisetas 17 y 18, en referencia a la temporada. CARLOS BELTRÁN

Rita Maestre, Vane Rubio y Celia Mayer posan con las camisetas 17 y 18, en referencia a la temporada. CARLOS BELTRÁN

La capitana del Madrid Chamberí también analiza el arranque liguero y las buenas sensaciones que ha dejado el equipo tras los dos partidos que ha jugado: “Veo un equipo que va a dar mucha guerra, el primer partido contra Menorca estuvo muy ajustado y se vivieron grandes momentos. Menorca estará en las primeras posiciones de la Liga y fuimos muy competitivas contra ellas. En nuestro segundo partido conseguimos la primera victoria, remontando un 2-0 en contra, y aunque se vieron muchas cosas que debemos mejorar, ser capaces de remontar y ganar 2-3 en un campo tan difícil como el de Emeve ya es algo a valorar y de lo que aprender”.

Vallehermoso tiene algo especial, desde el primer partido que se jugó en esta pista hemos sentido que esta era nuestra casa. La afición se vuelca con nosotras, en los momentos que necesitamos un empujón, no hay nada como mirar a la grada, ahí nos damos cuenta de que todos los que han venido a vernos creen en nosotras y eso te da la energía necesaria para lo que venga”, asegura Vane cuando le preguntamos sobre el Estadio Vallehermoso, fortín del que pocos equipos han salido con los tres puntos. Además, no duda en agradecer a la afición que cada sábado se acerca a Vallehermoso para animarnos y le manda un mensaje. “GRACIAS por creer en nosotras desde el primer día, GRACIAS por venir a vernos cada fin de semana. Seguimos necesitándoos cada partido porque formáis parte de esto tanto como nosotras y no podéis faltarnos”.

Hasta aquí las palabras de nuestra capitana, que concluye la entrevista con la frase que mejor le define: “NUNCA DEJES DE INTENTARLO”

 

Gracias Vane. ¿Quién será la siguiente?

 

Laura Calvo

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y ofrecerte así una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar