Desde el vestuario...con Nuria de León

Desde el vestuario…con Nuria de León

Este fin de semana viajamos a Barcelona para enfrentarnos al Sant Cugat y en este nuevo capítulo de ‘Desde el vestuario’ os traemos a una jugadora que conoce muy bien al conjunto catalán: Nuria de León.

Nuria de León empezó a jugar al voleibol como actividad extraescolar en el equipo de su colegio, el Sagrado Corazón. Una llamada del Centro de Tecnificación de las Islas Baleares le llevó a formarse allí hasta categoría juvenil, donde alternaba los entrenamientos en el centro con las competiciones como jugadora del Club Voley CIDE, equipo con el que debutó en Superliga 2. La pasada temporada dio el saltó a la Liga Iberdrola de la mano del C.V. Sant Cugat y este verano comenzó a vestir nuestros colores.

Su traslado a Madrid para continuar formándose como fisioterapeuta le llevó a fichar por nuestro club. “Tras decidir estudiar en Madrid, tenía claro que quería seguir jugando al voleibol y enseguida me puse a buscar un club en el que poder cuadrar mis horarios de clase con los entrenamientos y el Madrid Chamberí me dio la oportunidad que estaba buscando”, nos cuenta nuestra opuesta.

Nuria de León, dispuesta a pegar por zona 2. CARLOS BELTRÁN

Además, Nuria asegura que la adaptación al equipo y a la capital ha sido perfecta: “La verdad es que mis compañeras me han recibido con los brazos abiertos y me he sentido como en casa desde el primer momento. Y en cuanto a la ciudad, Madrid es un lugar que me encanta y el hecho de vivir en una zona céntrica me facilita mucho los trayectos tanto a la Universidad como al Pabellón”.

La opuesta con el 2 a la espalda a más de uno podría sonarles, pues hace dos temporadas la mallorquina nos visitó durante la fase de ascenso como integrante del Club Voleibol Cide. Al igual que ella, nosotros también hemos cambiado en estos dos años. Y así valora Nuria la evolución de este equipo.Es un equipo que lleva demostrando un gran nivel estas últimas temporadas. Recuerdo que hace dos años me enfrenté a un equipo muy bien plantado, con una estructura de juego muy sólida y un entrenador con carácter y firme decisión. Ahora, dos años después, somos un equipo más joven, con mejores habilidades técnicas y condición física, pero con el mismo entrenador y la misma estructura sólida”, recuerda.

La joven jugadora ya ha debutado con la camiseta del club y así analiza el arranque de temporada del equipo de Superliga. “Somos un equipo joven que a pesar de estar mostrando un gran nivel en todos los encuentros, aún tiene mucho que trabajar y mucho margen de mejora. Creo que nuestra mayor virtud es el trabajo en equipo”, afirma.

La verdad es que nos quedamos con un sabor agridulce, pues fue un partido con una remontada muy emocionante y espectacular, pero nos faltó culminar el partido con la victoria del 5º set. Aun así estamos muy contentas, ya que el conjunto de Haro es un equipo formado para estar en la zona noble de la liga y así lo está demostrando”, de esta forma valora Nuria el partido del sábado pasado ante Haro, donde nuestro equipo estuvo a un pasito de lograr una espectacular remontada.

Este fin de semana nos espera Sant Cugat en su cancha. Equipo y pabellón muy conocido por nuestra opuesta, pues allí debutó en la Liga Iberdrola la pasada temporada. Sin embargo, haber formado parte del conjunto catalán no le quita las ganas de querer volver de Barcelona con una victoria. “Me alegra volver a ver a mis antiguas compañeras y volver a la pista donde debuté en Superliga, pero no puedo negar las ganas que tengo de ganar. Voy con el cuchillo en la boca”.

El sábado nos enfrentamos a uno de nuestros rivales directos en la Liga y sacar los tres puntos es muy importante. El equipo ya prepara el encuentro y así afrontan nuestras chicas el duelo: “Afrontamos este partido con incertidumbre, pues pese a haber perdido todos los partidos, el equipo catalán ha demostrado una gran resistencia”.

Llega el turno de nuestro fortín. Nuria ya sabía lo que era jugar aquí como visitante, pero ahora lo hace como local y nos cuenta sus impresiones sobre el Estadio Vallehermoso y de su gente. “Claramente, la diferencia es notable. Cuando juegas de visitante sientes la presión de la afición en tu contra, a diferencia de cuando juegas como local. Vallehermoso es un pabellón difícil para los equipos visitantes, el ambiente que vivimos cada fin de semana junto a las características del pabellón, nos da un plus”.

Nuria finaliza su entrevista definiéndose como una chica humilde, autocrítica e inconformista dispuesta a trabajar para afrontar las adversidades. Si queréis seguir disfrutando de nuestra mallorquina, no dudéis en pasaros por Vallehermoso. La veréis con el número dos, pegando saltos por detrás de la colocadora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y ofrecerte así una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar