shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

Desde el vestuario...con Paula Prieto.

Desde el vestuario…con Paula Prieto

Como anunciamos en el pasado capítulo, ahora ‘Desde el vestuario’ llega cada semana y en esta ocasión, con una de nuestras veteranas. Una de las jugadoras que aterrizó en el club el primer día y que a día de hoy sigue defendiendo nuestros colores. Os presentamos a Paula Prieto.

Nuestra central arrancó en el mundo del voleibol con tan solo ocho añitos. Empezó su andadura en el Club Voleibol Collado Villalba porque su hermana jugaba allí y de ir a verla se enganchó a este deporte. Allí estuvo jugando durante nueve años hasta que decidió fichar por nuestro club hace cuatro temporadas. Tras conocer a Dani Virumbrales, nuestro presidente, en Villalba y a Vane Rubio, nuestra capitana, en un torneo, Pau se decidió por el Voleibol Madrid y así nos cuenta cómo fue su llegada al club. “Para mí, salir de mi zona de confort fue algo extraño, llevaba nueve años jugando en el mismo club y me daban miedo muchas cosas. Pero todo fue muy sencillo, nos trataron muy bien, tanto la directiva como los técnicos que en ese momento también afrontaban el primer año del club. Tuve la suerte de venir al club con tres compañeras más de mi club con las que llevaba jugando desde pequeña y eso, me hizo las cosas mucho más sencillas a nivel equipo”, afirma nuestra central.

Paula Prieto bloquea el ataque rival. CARLOS BELTRÁN
Paula Prieto bloquea el ataque rival. CARLOS BELTRÁN

Desde que nació este club, Pau forma parte del primer equipo, por lo que ha vivido en primera persona la evolución que ha ido experimentando. “En mi opinión el club mejora un poquito cada año. Ha sido difícil mantener al mismo equipo que empezó, pero todas las jugadoras que han ido pasando por el club comparten algo y creo que en parte es por la buena gestión que hace el club a la hora de formar un nuevo equipo cada año. Todas las jugadoras que he podido conocer tienen una filosofía de equipo y una pasión por este deporte que ha ayudado mucho a que el club crezca un poquito más cada temporada. Obviamente el equipo del primer año no se formó para la alta competición sino para vivir plenamente la filosofía que nos planteaba el club ‘Hemos venido a jugar’ y salió bien. Y eso es algo que comparte con el equipo de hoy en día, por eso para mí, es como una esencia que tiene el club, aunque vaya cambiando el equipo, la visión de este deporte se mantiene y la compartimos todas”.

Durante estos cuatro años, Paula ha sufrido dos lesiones de rodilla, algo que lejos de apartarla de este deporte, le hizo más fuerte, enseñándonos a todas las que la rodeamos una nueva lección de superación. Así ha vivido nuestra central ambos episodios. “Para mí fue muy duro, me lesioné a los dos meses de empezar (el primer año) del ligamento cruzado anterior y aunque pude llegar al final de la temporada, la segunda lesión me hizo darme cuenta de que tenía que frenar de verdad. En esa segunda ocasión me partí el ligamento previamente lesionado, me fracturé el menisco y me hice un esguince de tercer grado en el ligamento interno. Así que el segundo año del club lo viví desde la grada”.

Sin embargo, aunque no pudiera estar con el equipo en la faceta deportiva, Pau seguía siendo una más, y así se sentía ella. “El apoyo del club ambos años fue incondicional, tanto a nivel medico como a nivel psicológico para que me sintiera parte del equipo. También ambas temporadas, mis compañeras estuvieron muy pendientes de hacerme partícipe de todo y eso me ayudó muchísimo. Después de todo y de 8 meses parada, el tercer año, el club volvió a contar conmigo y más tarde un cuarto año. Y esto es algo de lo que estaré agradecida siempre, la confianza que ha tenido en mí el club aun cuando yo la había perdido”.

Creo que pasar por esos momentos te hace darte cuenta del tipo de jugadoras, técnicos, directiva y club que tienes al lado y para mí, que estaba en el momento más crítico de mi carrera deportiva, no pude recibir más apoyo. Ahí creo que me di cuenta, que estaba donde tenía que estar”, asegura sobre el apoyo que recibió.

Paula Prieto recibe el abrazo de sus compañeras el día que reapareció tras sus dos lesiones. CARLOS BELTRÁN

Una vez superadas las lesiones, el club siguió contando con ella y esta temporada forma parte del equipo que juega en la Liga Iberdrola. Mi pregunta fue que si para ella era un sueño estar en Superliga y así me contestó ella: “Desde pequeña me han enseñado una filosofía de trabajo. En la que para llegar arriba no puedes parar, mientras tu descansas otros entrenan, y estarán por encima, entonces se trata de no rendirse. Y con esta manera de verlo, fui desde los 8 años, pasando por fases finales, y campeonatos de España. Pero cuando creces te das cuenta de que no todo tiene que ver con tu esfuerzo, cuando tienes un techo económico, por más que entrenes no lo rompes. A mí me hubiera gustado que mi club de toda la vida hubiera tenido la posibilidad de crecimiento, pero en el momento en el que queríamos romper ese techo, no pudimos. Esa posibilidad nos la brindó este club y con ella la posibilidad de soñar con un techo mucho más alto o incluso no tenerlo. Llegar a la Superliga ha sido un objetivo cumplido después de 14 años dedicándome a este deporte, pero también un golpe de realidad. Y es que si antes no valían las excusas, cuando estás arriba, si las tienes, mejor no estar. Cuando te enfrentas a jugadoras que llevas viendo toda tu vida por la televisión, o que conoces su nombre desde que eras pequeña, bajo mi punto de vista tienes dos opciones: intentar dar guerra o poner excusas. Y llevamos en la camiseta ‘hemos venido a jugar, por lo que no hace falta que te diga con que opción vemos las cosas desde dentro. Así que podríamos decir que está siendo un sueño para mi poder vivir todo esto, y una vez más estaré agradecida al club por brindarme esta oportunidad y hacer tantos esfuerzos como hace para que estemos aquí”, reconoce nuestra central.

“Creo que hemos plantado cara en muchas ocasiones, aunque también hemos tenido momentos de irregularidad, pero en ambas fases no hemos dejado de trabajar duro y sé que lo seguiremos haciendo para conseguir nuestro mejor resultado posible dentro de nuestro primer año en esta liga”, asegura Paula sobre la actuación del equipo en la primera fase de la temporada.

El sábado vienen Teledeporte y Emevé a nuestro Estadio. Se presenta un partido vital ante un rival directo por nuestro objetivo. Un equipo al que conocemos muy bien y con el que los partidos siempre son intensos. “Sé que será un encuentro duro. Con Emevé, las cosas nunca están claras y hay que salir con firmeza. Desde que nos enfrentábamos a ellas en Superliga 2, los partidos siempre han estado reñidos. Así que no vamos pensando que será un partido fácil, pero si divertido, de los que nos gustan jugar. Cuanta más guerra te da un equipo, más disfrutas del deporte al que juegas. Y sin duda, será un partido entretenido para nuestra afición”, reconoce Paula. A lo que añade: “Al igual que nosotras es un equipo recién ascendido, las claves de cómo se juega a esto ya nos las sabemos, así que supongo que la victoria se decantará hacia el lado que le ponga más pasión dentro y fuera del campo. Lo afrontamos con ganas y carácter, jugamos en casa, y creo que estar arropados por nuestra afición puede ser un punto de empuje esencial en este partido”.

Y para esa afición que presenciará ese encuentro y que cada sábado nos ha acompañado en el Estadio Vallehermoso, Pau tiene un mensaje:Lo primero agradeceros vuestra fidelidad desde el primer momento. Cuando vas arriba del todo aunque sea en otras categorías es fácil atraer público, pero este año que sabíamos que las cosas no iban a ser sencillas, aun así, vemos cada fin de semana un Vallehermoso lleno, y es una sensación inexplicable. Así que mis palabras hacia nuestra afición siempre serán de agradecimiento. Y especialmente este fin de semana, les pediría que vinieran a disfrutar, porque esto es un espectáculo del que también forman parte”.

Como siempre concluiremos esta entrevista con una frase que define a nuestra jugadora. ‘Nunca se abandona’ es la filosofía con la que Paula se identifica. Y a continuación el por qué de esa frase. “Surgió cuando me lesioné la segunda vez. Iba en el metro y vi una pintada que  decía: ‘Si tanto lo quieres, despierta. En esta vida nunca se abandona’.  Y no sé por qué algo se me removió dentro. Cuando desperté de la operación fue lo primero que pensé, y gracias a esa frase en mi mente, muchas veces que quise tirar la toalla no lo hice. Al final decidí tatuármela detrás de la rodilla que tantos problemas me ha dado, para recordarme que un día no podía ni andar, pero que ahora estoy en la máxima categoría del voleibol de mi país, porque un día decidí convertir aquella pintada en mi filosofía de vida”, concluye Pau.

Hasta aquí nuestra central con el ‘4’ a la espalda. Y recordad, que nunca hay que abandonar ante las dificultades, siempre luchar frente a ellas. La semana que viene más. ¿Quién será la siguiente?

Laura Calvo

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y ofrecerte así una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar